¿Qué cámara elegir?

Guest post de Rafa Calabuig.

Como muchos sabréis, yo no soy una persona técnica, he aprendido a base de equivocarme muchas veces y prácticamente sólo conozco las cámaras que he tenido. Se que a muchos les parece mal esto, pero lo siento, siempre he tendido a aprender lo que me servía para algo, y cuando ya no me sirve, se me olvida…

Untitled

Como imaginaréis, me llevo las manos a la cabeza cada vez que alguien me pregunta qué cámara comprarse. No entiendo por qué se extrañan tanto cuando les digo que no conozco todas las cámaras del mercado con sus respectivos precios. Se que a muchos les gusta estar al día de lo que sale nuevo y hablar de ello, pero no creo que sea condición indispensable para ser fotógrafo, así que espero que dejen de mirarme mal por ello ^_^

Como es de ser inteligente preguntarle a quien sabe de lo que tu no sabes, os he traído a alguien a quien sí que le gusta y sabe del tema para que os hable de ello.

Así que os dejo con Rafa…

Me ha pasado más de una vez que alguien me pregunta qué cámara se podría comprar porque le gusta eso de hacer fotos y no sabe por donde empezar. Muchos, además, me piden consejo sobre una cámara buena, “de esas réflex” se atreven a decir. Pero tras hablar un poco con ellos me doy cuenta que a veces la gente no sabe qué hace que una cámara sea mejor que otra, que sólo se dejan llevar por lo bonita que queda colgando del hombro de sus amigos que ya tienen una.

Por eso, cuando Alba me planteó la posibilidad de escribir este artículo para tratar de aconsejar qué es lo mejor para cada persona, no lo dudé. Aunque todo lo que diga puede ser cuestionable y fácilmente quede obsoleto en unos pocos meses, trataré de explicar los factores en que debemos fijarnos a la hora de elegir un tipo u otro de cámara para que cada uno pueda hacer su propia elección.

Pero ¿por donde empezamos? Compactas, Reflex, Megapixeles, Sensor, Memoria, Objetivos, Profundidad de campo, Diafragmas, Exposición, … Hay demasiados conceptos difíciles de entender si uno es la primera vez que se aventura por este arte. Lo lógico sería hacer un curso de fotografia previo a comprarse una cámara pero lo habitual, si es que se hace algun curso, es hacerlo después de tenerla en nuestras manos y ver que no sabemos utilizarla.

Yo lo primero que les pregunto a mis conocidos que me piden consejo es para qué van a usar la cámara. No es lo mismo querer una cámara para fotografiar en cumpleaños, fiestas, viajes, etc que quererla para hacer un uso más avanzado, como para fotografia artística o profesional. ¿Quiere esto decir que las compactas son para un tipo de fotografía y las réflex para otro tipo? No. Pero si que aportan unas ventajas y, sobretodo, unas desventajas que aconsejan el uso de un tipo u otro en función de lo que vamos a fotografiar. En adelante os lo iré explicando.

Empezaré diferenciando las compactas y las réflex por concepto. Una cámara Compacta es aquella que lleva toda la tecnología necesaria para obtener una imagen empaquetada o compactada en una especie de caja (en este caso la cámara), de ahí su nombre. Por el contrario, las Réflex deben su nombre a que la imagen que pasa por el objetivo se refleja en un espejo que la envía a un pentaprisma que a su vez la dirige al visor de la cámara. Las reflex están formadas por un cuerpo y unas lentes u objetivos que son intercambiables.

Según esto que hemos visto podemos ver la primera ventaja/desventaja obvia. Las Compactas son más manejables y portables que las Reflex, mucho más pesadas y que a la vez necesitan de varias lentes intercambiables (con su peso adicional) que pondremos en función de lo que vamos a fotografiar.

Óptica: las ópticas son mucho más elaboradas por lo general en las cámaras réflex, aunque últimamente han salido compactas con ópticas más que aceptables. Pero ¿qué diferencias hay en cuanto a las ópticas? En las cámaras Compactas las ópticas (objetivos) son fijos, si bien han salido algunas cámaras compactas de nueva generación que tiene ópticas intercambiables. El rango focal suele ser amplio desde el panorámico hasta el teleobjetivo. ¿Qué es el rango focal? Pues se trata de la distancia entre el centro óptico de la lente y el foco y determina el ángulo de visión que nos ofrece la óptica y va desde ángulos amplios en las focales más cortas (como 14 mm, 16 mm) hasta ángulos muy estrechos en las focales más largas (300 mm, 800 mm, …). Así pues en la mayoría de compactas los objetivos cubren desde focales cortas (24 mm) hasta focales más largas (800 mm) que nos permiten hacer fotos de paisajes y primerísimos planos de algo situado a lo lejos sin tener que cambiar de objetivo.

Por el contrario en las cámaras réflex las ópticas tienen una longitud focal más estrecha y se precisa disponer de varios objetivos que se cambiaran en función de lo que queremos fotografiar.

Además es importante la luminosidad del objetivo, que se determina por su número f, cuyo valor es inversamente proporcional a la luminosidad, siendo más luminosos aquellos de valores f más bajos ya que la f expresa la apertura de un objetivo en términos relativos respecto a su distancia focal. Y este valor f va a repercutir también en la profundidad de campo o área enfocada en la imagen, siendo la profundidad de campo menor cuanto menor sea el número f, lo que puede producir efectos de desenfoque muy creativos.

Vemos así otras ventajas/desventajas de unas cámaras respecto a las otras. Mientras que la posibilidad de tener objetivos que nos permitan hacer fotos más creativas con las cámaras réflex parece ser una ventaja clara respecto a las compactas, mucho más limitadas en este aspecto, no hay que olvidar que eso supone un coste adicional para completar nuestro equipo. Esto puede no ser un problema para aquellos iniciados que se bastan de los objetivos de kit que incluye la cámara adquirida (de mucha menos calidad que otros disponibles en el mercado) lo que disminuye el desembolso económico ya que por unos 600 euros pueden tener un equipo aceptable. Pero es poco para aquellos que pudieran querer llegar más allá que si que deberían invertir tanto o más en cada lente que puedan querer utilizar. En este sentido quiero hacer constar que vale la pena invertir dinero en lentes con mayor ímpetu que en los cuerpos, ya que hasta el cuerpo menos avanzado mejora la imagen captada espectacularmente con una lente de mayor calidad. Es de valorar que aunque las cámaras (cuerpo) van quedando obsoletas a la velocidad de la luz, los objetivos (aunque salen mejoras) suelen ser igual de buenos con los nuevos cuerpos, y por lo tanto, una inversión en ópticas es una inversión a largo plazo. En el polo opuesto las cámaras compactas ofrecen la posibilidad de tener un todo-en-uno al disponer de una óptica con una gama focal amplia, aunque ello vaya en detrimento de la calidad de la óptica.

Puede parecer entonces que la calidad de la imagen depende únicamente de la óptica. Esto no es cierto del todo. Una parte muy importante en la calidad de la imagen también la tiene el sensor.

Sensor: el sensor es la parte que capta la luz de la imagen y la convierte en datos interpretables por la cámara y por el ordenador para el posterior procesado de la misma. Sería equivalente a la película (o negativo) de las cámaras analógicas. Hay varios tipos de sensores (CMOS, CCD, etc) pero lo que tenemos que saber es que en cuestión de sensores el tamaño si que importa.

Por un lado los sensores de las cámaras compactas son más pequeños que los de las cámaras réflex. Cuanto mayor es el sensor más fiel es la imagen reproducida respecto a la original. Y esto es por la distribución de los pixeles en el mismo. Por lo tanto ¿Es mejor una cámara con muchos megapíxeles que otra con menos cantidad de magapixeles? La respuesta es: no en todos los casos, y dependerá muy mucho del tamaño del sensor. Para unas impresiones normales de álbum de fotos familiar con 10 o 12 Mpx tenemos más que de sobra. Sin embargo es natural que los fotógrafos que se dedican a publicidad utilicen cámaras de sensor de formato completo o de gran formato y de gran cantidad de megapíxeles porque en ocasiones van a empapelar edificios enteros con sus imágenes, y el tamaño de estas imágenes así lo requiere.

Hoy en día se están utilizando los mismos sensores de cámaras réflex de gama baja en algunas compactas por lo que la diferencia entre ambas ha disminuido considerablemente.

Habréis visto que se habla de Factor de conversión x1.3, x1.6, … Es el recorte del campo de visión. Este número viene influenciado por el tipo de sensor y lo que representa es las veces que es menor el sensor de la cámara respecto a un sensor de 35 mm (equivalente al tamaño del negativo de la fotografia analógica). Si el sensor de nuestra cámara es 4 veces menor al de un negativo de 35mm, se dice que nuestra cámara tiene un factor de conversión de 4x. Un lente de 9mm en esta cámara equivaldría a un lente de 36mm (4×9). Desventaja en cuanto al sensor: por un lado la fidelidad de la imagen como ya hemos dicho antes siendo superior en las réflex, que por el contrario tienen el inconveniente que, al presentar lentes intercambiables, es mucho más fácil que el sensor se ensucie con los cambios frecuentes de las mismas y según en que condiciones ambientales las hagamos (polvo ambiente, humedad, etc). Hay que decir que muchas réflex llevan un sistema de autolimpieza del sensor que es más o menos eficaz para la mayoría de ocasiones.

Automatismo versus Modos Creativos.

Algunas cámaras compactas sólo tienen modos automáticos y algunos modos semiautomáticos o semicreativos donde puedes forzar la cámara a utilizar unos valores de exposición, diafragma o sensibilidad ISO en función de la foto que realizas. Son los modos Retrato, Paisaje, Macro, etc que presentan la mayoría de cámaras compactas. Además algunas de ellas presentan modo Manual que sería aquel que permite hacer todos los ajustes creativos eligiendo personalmente cada uno de estos valores. En las cámaras réflex tienes la opción de optar por modos automáticos y semiautomáticos, pero lo que les da la particularidad es que en todas ellas puedes jugar con los modos manuales, mucho más interesantes para aquellos fotógrafos más avanzados que saben bien lo que quieren y cómo hacerlo.

Aquí es donde juegan un papel los cursos de fotografía y el uso y experimentación con la cámara. Esto supone una inversión de más tiempo aprendiendo conceptos nuevos y practicando con la cámara para en el futuro hacer las cosas conscientemente y conseguir resultados desde la primera foto. Mientras que con los modos automáticos uno no se tiene que preocupar por nada de esto, ya que la cámara lo hace todo por ti. Por eso, y sólo en este caso te diré que si vas a utilizar modos automáticos te decantes más por una compacta. Pero en cualquier otro caso lo dejo más a tu elección.

Flash: mientras que las cámaras compactas llevan en su mayoría un flah incorporado y permiten algunas de ellas disparar flash externo mediante conexiones directas o inalámbricas, las cámaras réflex no llevan flash incorporado salvo aquellas de gama más baja, lo que implica un gasto adicional en flash externo para según que fotografías en condiciones de poca luz. Y aquí es donde los valores ISO tienen su papel. El ISO es un valor de sensibilidad del sensor a la luz. Esto antes dependía de la película fotográfica (negativo) e iba ligado a unas características en la emulsión sobre la película que dotaban a la imagen de un grano o entramado más o menos evidente. En la era digital se traduce en sensibilidad del sensor a la luz, de manera que valores ISO altos son necesarios para condiciones de luz escasa, con lo que hacemos al sensor ‘más sensible a la luz’, aunque aparece un efecto llamado ruido más o menos perceptible a valores de ISO elevados en las zonas oscuras. Esto puede ser también limitante a la hora de según que tipo de imágenes, aunque podemos mitigar el efecto con ópticas luminosas, uso de flash y valores de ISO más bajos.

Por último trataré un tema importante y que es el que más hace decantarse por un tipo u otro de cámara. Es el ‘Lag’, que es el momento que tarda entre que se pulsa el disparador y se realiza la toma. En esto las compactas parten en desventaja. Si bien es cierto que para el 95 % de las imágenes esto no puede ser un problema, y desde luego nunca lo será cuando fotografiamos elementos estáticos, si que es todo un inconveniente cuando se busca la instantaneidad del momento. Un segundo puede ser la diferencia entre tener una buena imagen o la peor de ellas. Las réflex son casi instantáneas y por lo tanto la imagen final casi sólo va a depender de los reflejos del fotógrafo. Por otro lado las compactas tienen un lag mayor y aun en el mejor de los reflejos vamos a necesitar de ese tiempo para que el mecanismo tome la imagen final. Y esto es lo que a los más iniciados les hace dar el paso de una compacta a una réflex. Pero bien, han salido a la venta cámaras compactas con tiempos de retardo muy bajos que poco tienen que envidiar a las réflex más avanzadas.

Para complicar más la cosa, las cámaras actuales ofrecen otras posibilidades como grabación de video de alta calidad y en alta definición, posibilidad de transferir las imágenes vía wifi a un ordenador o subirlas directamente a la red, disparo remoto utilizando el móvil, geolocalización de las imágenes, … pero eso no creo que sea prioritario abordarlo ahora.

En definitiva y como resumen de lo que hemos expuesto: debemos valorar para qué queremos una cámara, qué tipo de fotografías vamos a realizar y en qué condiciones de luz, proximidad, etc, de cuánto dinero disponemos y que uso esperamos hacer ahora y en un futuro. Y lo más importante de todo a tener en cuenta es que la fotografía no la hace la cámara, sino el fotógrafo. Hay que saber muy bien qué se quiere hacer para poderlo hacer, aunque los medios sean limitados, ya que ni el equipo fotográfico más bueno en manos de un fotógrafo mediocre es capaz de cautivar al espectador.

Uno de mis fotógrafos preferidos, Ansel Adams (1902-1984) decía que “un fotógrafo no toma una fotografía: la hace”, y que “el componente más importante de una cámara son los 30 cm que hay tras ella”, refiríendose claramente a la mente del fotógrafo que está mirando por el visor de la cámara.

Espero que os haya gustado y les sea útil para aquellos que están pensando en comprarse una cámara y anden perdidos.

Si tenéis más sugerencias sobre contenido interesante para todos, no dudéis en escribir un comentario aquí mismo.