Qué es un test de modelo

Y cómo debe ser.

Me han preguntado muchas veces sobre este término y también he observado por redes sociales que hay mucha confusión sobre él cuando se refieren con este nombre a cosas que no lo son.

Qué es un test de modelo

Un test de modelo tiene la finalidad principal de ofrecer una imagen fidedigna de la modelo en estado natural. Al mismo tiempo se aprovecha también para lograr una variedad tanto de looks como de actitud para mostrar su versatilidad.

Para que lo entendamos mejor, es la carta de presentación con la que se va a vender su marca, que es ella misma. Por lo que tenemos un número limitado de imágenes para demostrar todo lo que puede ofrecer. A parte de sus cualidades físicas, querremos también mostrar su capacidad para actuar e interpretar diferentes roles, así como cómo se adaptarían sus rasgos en ambientes diferentes.

Además de una herramienta de promoción, el test de modelo es en sí un intenso entrenamiento. En muchos casos es la primera vez que la modelo se enfrenta a una producción rea, por tanto, a parte de romper el hielo, obtendrá de este primer encuentro una valiosa experiencia para enfrentarse a su primer trabajo para un cliente.

Cómo debe ser un test de modelo:

Cuando hablamos de un estado natural no nos referimos a una naturalidad extrema, sino a un look que realce sus rasgos naturales sin ser visto. Un maquillaje suave y prendas discretas.

En las propias agencias se encargan de hacer unas imágenes con cara lavada que se llaman comúnmente «Polaroids» o «Polas».

Una vez ya hemos mostrado la belleza natural de nuestra modelo, podemos probar con un look con más personalidad y también con una actitud más marcada para mostrar que puede interpretar otros papeles. Podemos marcar más el maquillaje y jugar más con el vestuario en formas y colores.

Finalmente podremos arriesgar más con el maquillaje y el vestuario para conseguir un look más fuerte. En mi caso, es también el momento de introducir luces más duras, siendo en los anteriores casos siempre luces suaves.

Es interesante introducir un look con el pelo recogido para que se pueda apreciar bien el rostro sin problemas.

De forma habitual se preparan tres cambios para obtener un total de 5 imágenes que es lo que la agencia necesita para empezar a promocionar la imagen de la modelo. A partir de entonces le irán consiguiendo trabajos en colaboración para ir ampliando su porfolio.

Hay que tener en cuenta que las sesiones en colaboración o los trabajos que pueda obtener a partir de entonces, no están centrados en obtener lo mejor o algo diferente de la modelo, sino que están motivados por otras muchas razones. De estos trabajos idealmente se conseguirán de dos a tres nuevas imágenes para el porfolio que complementarán el test inicial, pero no lo sustituyen, ya que la función del test no la cumplen las otras imágenes.

Con esto quiero decir, a que si alguna aspirante a modelo realmente lo quiere tomar en serio, que no pierda el tiempo intentando construir su porfolio a base de conseguir colaboraciones por su cuenta, porque en la mayoría de los casos tardará el doble de tiempo en conseguir, si lo consigue, lo que un buen test en una buena agencia habría conseguido desde un principio.

Para finalizar, tras observar la importancia que tiene y la responsabilidad que en él recae, es imprescindible no fallar. Tanto por parte de los fotógrafos a la hora de realizarlo, como de la modelo en el momento de decidir en quien deposita la confianza.

Está en manos del fotógrafo el identificar las fortalezas y las debilidades, para demostrar unas y enseñar a disimular las otras. Una imagen que muestre una debilidad de la modelo será una mala imagen, y una mala imagen en el porfolio de una modelo afectará al éxito del mismo. Desde la propia experiencia puedo decir, que ver un fallo en una sola fotografía hará que desconfíes del resto.

Ejemplo de test de modelo.

Este es el test de modelo de Claudia Seguí. En este caso podréis observar más de tres cambios y muchas más fotos de las necesarias pero los principios siguen siendo los mismos y me interesa que veáis más ejemplos de cómo se aplicarían las directrices indicadas anteriormente.

Set 1.

Look natural. Actitud natural.

Untitled

Untitled

Untitled

Untitled

Set 2.

Mostramos más personalidad tanto en el look como en la actitud.

Untitled

Untitled

Untitled

Untitled

Untitled

Untitled

Untitled

Untitled

Untitled

Untitled

Untitled

Untitled

Untitled

Untitled

Untitled

Set 3.

Arriesgamos en el look. Damos paso a la interpretación. Dramatizamos la iluminación.

Untitled

Untitled

Untitled

Untitled

Untitled

Untitled

Untitled

Mi mensaje desde aquí es, fotógrafos, no olvidéis el objetivo principal de un test de modelo, no es momento de experimentar con extrañas poses y complementos extravagantes, y modelos, elegid sabiamente en quién depositáis vuestra confianza y también vuestra ilusión.

El test de Claudia está realizado de forma muy simple, no hay estilista, ni maquillador, ni peluquero. Si bien es cierto que su belleza natural permite este lujo, quería mostrar con este ejemplo que las cosas bonitas no tienen por que ser complicadas, no siempre es necesaria una superproducción para un buen resultado.

Espero que os haya gustado!

Si quieres enterarte fácilmente de cuándo hay contenido nuevo, puedes suscribir tu email dándole «Follow» en la esquina inferior derecha de esta misma página y te llegarán las actualizaciones periódicamente a tu email.

O también puedes seguir mediante Bloglovin.

Un placer verte por aquí una vez más.

♥♥♥